Crisis económica: sobrevivir o triunfar

18 diciembre, 2012
Crisis económica: sobrevivir o triunfar
Califica esta publicación

Según el diccionario de la RAE, una empresa es  una “Acción o tarea que entraña dificultad y cuya ejecución requiere decisión y esfuerzo.” Probablemente a todos los pequeños empresarios y autónomos este concepto no les resulte nuevo. La crisis les ha azotado especialmente, con una pérdida de más de 200.000 sociedades (la mayoría pymes) y cerca de 600.000 autónomos menos en los últimos cuatro años.

No hay espacio para el fracaso. Sin embargo, frente al habitual esfuerzo de lograr mantener vivo el negocio, seguir vendiendo productos o servicios y mantener un equilibrio de los gastos que no nos lleve a la ruina, el entorno, la falta de dinero y el miedo nos dificulta cada vez más seguir adelante. ¿Es acaso el momento de admitir que nuestro intento no ha servido de nada?

CrisisCrisis, en chino, es la suma de peligro y oportunidad

En este ambiente revuelto, hay cientos de emprendedores que se niegan a asumir la derrota del “no se puede”. Sí, es cierto que hay que esforzarse más para obtener con suerte, menos beneficios (en algunos casos, apenas para que el proyecto sobreviva) pero con un buen asesoramiento, imaginación y mucho trabajo se puede lograr. El dinero está ahí, siempre está ahí, en movimiento, y las oportunidades aparecen para el que está atento y dispuesto afrontar retos.

Es imperativo revisar nuestras estrategias. Quizás antes no era necesario una buena estrategia de marketing porque nos dedicábamos a un sector floreciente. Tal vez  teníamos nuestro cliente objetivo en un entorno local que controlábamos. O no le hemos dado a Internet la importancia profesional que actualmente tiene.

Así que, sin dudar, es el momento de no bajar la guardia. Tanto si se inicia una nueva empresa como si se trata de afianzar una existente, asesorarse bien puede ayudar a reducir los riesgos, optimizar los gastos e incrementar los beneficios. Si tienes una buena idea, apuesta por ella, no es el momento de temer. Si no se te ocurren nuevas opciones, investiga, contacta con gente que te pueda aportar esa chispa. No pases de largo antes lo que antes dabas por supuesto y arriésgate a alcanzar una cuota mayor de mercado. Cuida tu imagen de marca, desde tu imagen gráfica (logotipo, papelería, interiorismo, etc) hasta tu imagen digital (una web bien posicionada, una presencia activa en redes sociales, campañas de marketing on-line cuando sea necesario…) y sobre todo tu imagen personal, el modo en el que te relacionas con tus clientes, proveedores, etc. Puedes ser el mejor profesional del sector y sin embargo descuidar estos factores te limitará el acceso a una cartera más amplia de clientes. Aumenta tu entorno social, nunca sabes donde va a estar esa oportunidad de lanzamiento y trata de entender las necesidades de tus clientes y no verlos sólo como cifras de negocio. Ponte en su lugar. Aprende cada día algo nuevo y trata de aplicarlo. No tengas miedo de ampliar las fronteras.

Recuerda que si  consigues sobrevivir a esta crisis, cuando acabe la racha de vacas flacas no habrá límites para tu éxito.


“Si no estás en tu día ideal, le regalas a tu competidor la posibilidad de que él si lo aproveche y te adelante en ese momento”

(Tom Peters)

[Publicado por Alicia Ballesteros]

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *