Autónomos y PYMES: ¿cómo fijar los precios?

22 agosto, 2013


A la hora de fijar los precios de los productos o servicios ofrecidos, las PYMES y los autónomos se enfrentan a la disyuntiva de cómo conseguir ser competitivo y ganar clientes pero a la vez obtener beneficios. En este sentido existen dos posiblidades: ofrecer precios bajos que atraigan a clientes que busquen un producto o servicio barato; o bien precios más altos que susciten interés entre los clientes que valoran más la calidad y un buen servicio.

Así pues, la elección del precio se debe estudiar previamente teniendo en cuenta la situación actual del mercado, nuestra cartera de clientes y el tipo de mercancía o servicio ofrecido. En el sistema actual la competitividad es importante, por eso se debe aportar siempre un valor añadido y no sólo un buen precio.

dinero-precio



En este sentido los precios se pueden fijar basándose en el cliente, en el coste o en la competencia:

  1. Precio basado en el cliente: el precio está fijado según lo que el cliente esté dispuesto a pagar. Esta técnica se puede utilizar sobre todo si no hay competidores directos, pudiendo mantener el precio un poco más alto.
  1. Precio basado en el coste: según el coste de fabricación y el margen de beneficio deseado. Una ventaja de este enfoque es que se cubren costes con cada producto vendido, aunque se puede llegar a tener precios poco competitivos dependiendo el tamaño del negocio ( los costes de producción son diferentes para un negocio pequeño y para una gran empresa).
  1. Precio basado en la competencia: en la situación económica actual existe una tendencia a optar por el precio más económico. En mercados con muchos competidores, un precio alto puede ser contraproducente.

Para obtener ayuda profesional con estos conceptos puedes contar con una Asesoría en Valencia.

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *