Impuestos más Altos de la historia: por Absurdos

13 octubre, 2012

Aquí dejamos una recopilación de los impuestos altos, los más altos de la historia, no por su cuantía, sino por ser absurdos a simple vista, aunque algunos de ellos tienen una o varias razones justificadas si se estudian en profundidad.

Esperemos que con estas líneas se nos haga más llevadera nuestra relación con la Agencia Tributaria y nos haga despertar alguna sonrisa, aquí van:



EEUU: es un país de contrastes y excesos, así que los yanquis se llevan la palma de los tributos extravagantes:

    • Impuesto por hacerse Tatuajes o Piercing (Arkansa): 6% extra, toma ya.
    • Impuesto a las Golosinas (Chicago): desde 2009, lo mejor es la definición, una golosina es aquel producto alimentario que no contiene harina y no requiere refrigeración. Así que el chorizo, el salchichón o el lomo son golosinas, no me extraña porque están uhmmmm¡¡¡¡
    • Impuesto por Micción o Defecación (Maryland): en verdad, se trata de una tasa que ronda los 30$ aplicable tanto a negocios como particulares por tener un inodoro en propiedad, si vas al campo a hacer tus necesidades creemos que es gratis.
    • Impuesto al Deporte (40 estados): si eres deportista, viajas de un estado a otro y obtienes ingresos por hacer deporte, pagas.
    • Impuesto a los Arándanos (Maine): pues eso, se les aplica un gravamen del 10%. Será por lo que manchan.
    • Impuesto de Drogas (Tennessee – desaparecido en 2009): aquellos que consumían estupefacientes, debían pagar de acuerdo a la siguiente tabla.
      3,5 $/gr. de Marihuana
      50 $/gr. de Cocaína
      200 $/gr. de Crack o Metadona
      Lo curioso es que el pago se hace en la propia ventanilla de hacienda y es anónimo.
    • Impuesto del 4 de julio: los comerciantes que venden productos destinados a la fiesta del 4 de julio, han de pagar una tasa de 15 dólares anuales
    • Impuesto a las cartas (Maryland): 10% por la compra de barajas de 54 cartas (póker) o menos. Además, el vendedor debe poseer una licencia de 3 $/año más 1 $ al estado de Alabama en concepto de honorarios.
    • Impuesto a los Tribunales (Nueva York): todo el que se vea involucrado en un juicio, ya sea por la vía civil o criminal, paga 25 $.
    • Impuesto de Mascotas (Durham – Carolina del Norte): los propietarios de animales domésticos han de registrarlos, pagando a partir del cuarto mes una tasa de 10 $ si el animal está castrado o esterilizado y 75 $ en caso contrario.
    • Impuesto a la Fruta por “Vending” (California): En este estado la fruta fresca está exenta de impuestos a excepción de la vendida en máquinas expendedoras automáticas, conocidas comúnmente como “vending”, en este caso, se grava con un 33%.
    • Impuesto del Bagel: los bagel, esa especie de panes judíos, deben pagar una tasa adiciona de 8 céntimos por pieza en caso de estar cortados en rebanadas.
    • Impuesto a Dispensadores de Soda (Chicago): los dispensadores a granel de gaseosa, esos que encontramos en los cines o en las cadenas de hamburgueserías, se gravan con un impuesto del 9% frente al 3% que soportan las mismas bebidas si están enlatadas.
    • Impuestos a las Pieles (Minnesota): 6,5% de cargas por la venta de pieles de buena calidad.
    • Impuesto al Sexo (Utah): los negocios relacionados con el sexo explícito o aquellos en los que participen personas desnudas o parcialmente sin ropa, han de tributar por ello un 10% de los ingresos de la actividad. Esperemos que los obreros descamisados en verano, se encuentre exentos de tal tasa.

Dinamarca:

    • Impuesto por Ventosidades Vacunas: preocupados por el efecto invernadero, se han planteado seriamente aplicar una tasa a las flatulencias del ganado, ya que sus cuescos constituyen el 18% de los gases que influyen negativamente en el calentamiento global. Esta iniciativa, también ha sido estudiada por las autoridades irlandesas.
    • Impuesto a la Grasa: las grasas saturadas de aceites y mantequillas desde octubre 2011 han sido gravadas por considerarse perjudiciales para la salud. Desconocemos el estado actual, pero injustamente se incluyó en el listado al aceite de oliva.

Finlandia:

    • Impuesto a la Obesidad: por muy poco no aprobaron un impuesto extra a las personas con sobrepeso para paliar, según el gobierno finlandés los mayores costes médicos que ocasionan. Para contrarrestar el efecto de la medida, se acompañaba de una bajada de impuestos a los vendedores de bicicletas.

Rumania:

    • Impuesto a las Brujas: todos maldecimos a nuestros recaudadores de impuestos, pero en Rumanía, lo hacen las brujas profesionales, adivinas y astrólogos. El motivo es que hasta el 2011 estas profesiones no cotizaban en la antigua normativa, actualmente se ha regularizado y tributan como cualquier actividad. En concreto, se les aplica un 16% de sus ingresos, más aportaciones a al servicio de salud y sistema de pensiones rumano.

Japón:

    • Impuesto a los guapos: este se lleva la palma. Takuro Morinaga, economista que propuso que los guapos y solteros paguen el doble de tributos aquellos de nosotros que somos menos agraciados. Pero todo ello, no es fruto del absurdo, ni mucho menos, responde a una finalidad muy loable, acabar con la baja tasa de natalidad de los nipones. Lo mejor de todo, es que Ejecutivo de su país estudió la propuesta.

Reino Unido:

  • Impuesto a los Sombreros: aplicado entre 1794 y 1811, gravaba la venta de sombreros de hombre, tanto la venta como el uso.
  • Impuesto a las Ventanas: a finales del siglo XVII, no sabemos lo que le pasó por la cabeza a su majestad Guillermo III, pero aplicó una tasa a aquellas casas con más de 6 ventanas. Mucha gente decidió renunciar a sus vistas antes que a sus ahorros.

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *